Petra, la joya de Jordania

Publicado en septiembre, domingo 22 en Inspiración

Petra es otro de los enclaves arqueológicos más importantes del mundo, y al igual que el Cristo Redentor en Río de Janeiro o la ciudad de Chichén Itzá, ha sido elegido entre las Nuevas Maravillas del Mundo Moderno. Este centro arqueológico se encuentra en Jordania, y es la antigua capital de uno de los tantos reinos de la región, el denominado nabateo.

El asentamiento está ubicado en un valle muy angosto, y su nombre se traduce como 'piedra', una excelente elección ya que se trata de una gigantesca piedra excavada para crear una ciudad que aún hoy se conserva como una de las más impactantes y bonitas del mundo, demostración del ingenio de los ingenieros de civilizaciones pasadas.

La ciudad fue fundada en el siglo VII antes de Cristo por los edomitas, luego los nabateos la llevaron a su época de mayor prosperidad al ganar influencia en las rutas de comercio y las caravanas que llevaban inciensos y especias entre Egipto, Siria y los países del sur del Mar Mediterráneo.

Petra fue abandonada a mediados del siglo VIII debido a los cambios en las rutas comerciales, y también por la reiteración de terremotos y desastres naturales que amenazaban el ritmo de vida tranquilo de los ciudadanos de Petra. Fue un éxodo silencioso, al igual que la caída de la ciudad en el olvido, hasta que en 1812 el explorador suizo Johann Ludwig Bruckhardt la redescubrió y habló de su magia en occidente, despertando el interés de viajeros, aventureros e investigadores.

El conjunto monumental de Petra consta de numerosos edificios esculpidos directamente en la roca, y todos interconectados. En 1985 pasó a formar parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y más tarde, en julio de 2007, ganó la elección para formar parte de las Nuevas Maravillas del Mundo Moderno.

El monasterio Deir

Monasterio Deir

Uno de los monumentos más hermosos de Petra, se trata de uno de los edificios más reconocidos de la ciudad, un templo de grandes proporciones excavado en la piedra, en honor a Obodas I, uno de los reyes nabateos. Tiene 45 metros de altura y 50 de ancho y es uno de los iconos de la ciudad, superado en popularidad solamente por Khazné.

Khazné, el legendario Tesoro de Petra

Khazné

Este edificio es el primero que vemos al salir del desfiladero de Siq. No se sabe si fue un templo o una tumba real, pero los investigadores creen que su construcción fue realizada por el rey natabeo Aretas III en el siglo I antes de Cristo.

Su estilo, a diferencia del de otras construcciones de Petra, tiene claros rasgos helenísticos por lo cual la teoría más extendida sostiene que sus constructores combinaron sus propios estilos para darle forma a este edificio de 40 metros de alto y 28 de ancho.

Fue uno de los edificios más saqueados y violentados por los beduinos, de allí que conocer sus verdaderas funciones e historia haya sido tan difícil a comparación de otros edificios del conjunto monumental de Petra.


Otras publicaciones interesantes: Nuevas maravillas del mundo: La muralla China


comments powered by Disqus